El campo expandido

Acostumbrados al cubo blanco y al marco cultural prefijado, por lo general, las propuetas que utilizan la cultura como herramienta quedan fuera de la vida común. El campo expandido, término acuñado por Rosalind Krauss en los años ochenta, trata de definir aquellas acciones artíticas que ponen en relación al artista y el público, de manera que el sujeto ya no es pasivo, sino que necesita cierta actitud de participación y responsabilidad en la asimilación de la obra de arte.

Liberar a la creación artística de su carácter económico, poniendo el énfasis en el proceso y sus consecuencias de nuevas relaciones con el entorno más que en la durabilidad del objeto matérico resultante, lo rescata de un sistema más propio de lo inmobiliario que de lo cultural.

Y, en el fondo, esto es lo que las propuestas culturales activistas de los años sesenta pretendieron pero, tras asumirse en los setenta y afianzarse en los ochenta, en los noventa son fagocitadas por las instituciones museísitcas. Así que parece que habrá que comenzar de nuevo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s